Visitar
Paseos turísticos por el patrimonio
es.paris.fr
Retour à l’accueil : Versión en español > Visitar > Paseos turísticos por el patrimonio > EL ESTILO DE LOS AÑOS 30 EN LOS JARDINES - El sur de París

Paseos turísticos por el patrimonio

Paseos

EL ESTILO DE LOS AÑOS 30 EN LOS JARDINES - El sur de París

 

DEL SQUARE RENE LE GALL (DISTRITO 13) AL SQUARE SAINT-LAMBERT (DISTRITO 15)

 

El jardín urbano representa la imagen de la naturaleza, con su vida vegetal autónoma, que se revela y se oculta una y otra vez. Jardines secretos, reservados a sus propietarios o jardines públicos, abiertos a todo el mundo.

Durante el Antiguo Régimen, París estaba sembrado de estos jardines particulares que daban paso a los palacetes de aquellos apoderados. La burguesía y la aristocracia de la Restauración los dividieron, vendieron y los repartieron y así, en 1850, los grandes parques de la nobleza casi habían desaparecido. Únicamente, los jardines públicos se salvaron gracias a la intervención de los prefectos Chabrol y Rambuteau.

Haussmann, al trazar las vías que estructuraron la ciudad, sin duda a petición del soberano, reservó amplias zonas destinadas a los parques, entre las grandes expropiaciones liberadas por la demolición. Los restos de los grandes jardines de la nobleza fueron entonces incorporados a la red de parques urbanos. Napoleón III dotó a París de espacios verdes al estilo inglés, inspirados en aquellos que tanto observó durante su exilio en Londres. Esta primera generación de paseos transformó profundamente el paisaje parisino.

El abandono definitivo del sistema defensivo parisino a finales del siglo XIX, con la desaparición sucesiva de los «fortifs», antiguas fortificaciones de París, y después de la «zone» (lugar donde se encontraban las anteriores fortificaciones), llevó a que se realizasen nuevamente los proyectos de extensión de la ciudad, poniendo a disposición de los urbanistas importante expropiaciones.

Durante el periodo de entre-guerras, se libró una importante batalla de ideas con el fin de saber qué dominaría en estos lugares: jardines o viviendas.

 

Nuevos terrenos para la extensión de París

La idea no es nueva: la ciudad que se expande, termina por traspasar sus fronteras. El Estado trazó apresuradamente un nuevo cordón de protección más amplio, abrió los grandes bulevares donde antes estaban las murallas y creó parcelas con los terrenos que componían los «glacis» (tierras donde no se podía construir al pie de las murallas). Luis XIV, al igual que Luis XIII, ayudado por su política «pre-parcelaria», privilegiaba las defensas de las fronteras en detrimento de las murallas que rodeaban París. La barrera de los granjeros generosos, a petición de Luis XVI, fue tirada abajo al poco de haberse construido, a causa de la ola revolucionaria. Finalmente, Adolphe Thiers, entonces ministro de Luis-Felipe, solicitó que se construyera una nueva muralla, compuesta por bastiones y una importante red de fortificaciones, que se mostró inservible en 1870 ante la artillería moderna. De este modo, París se formó a partir de círculos concéntricos, a base de parcelaciones y bulevares donde antes se encontraban las defensas de la ciudad. Con cada nueva extensión, el espacio público heredaba paseos con vegetación o jardines que le habían ganado airadamente a la idea de construir nuevas viviendas.

Tras la Segunda Guerra Mundial, el resultado fue nuevamente una composición de compromiso que equilibraba los diversos puntos de vista. Siempre buscando nuevos terrenos, la ciudad se aprovechó también del abandono de la producción de gas para retomar por su cuenta las expropiaciones de gasómetros. Del mismo modo, París decidió cubrir ciertas redes hidráulicas, como los canales del norte o el curso del río Bièvre en el sur. La nueva ola de parques que se pusieron en marcha llevaba el sello de J.C.N. Forestier. Sin embargo, el modelo ibérico que este preconizaba, se llenó de italianismo en las realizaciones de sus compañeros, como Jean-Charles Moreux, Léon Azema, Georges Sébille o Roger Lardat.

 

Aumentar y descargar el plano en formato pdf (518,4 Ko) 

 

Balades du patrimoine : puce1  (Distrito 13) rue Croulebarbe, 43, rue de Corvisart, rue Emile-Deslandres 

El square René Le Gall

Gracias al square René Le Gall, podemos descubrir una de las creaciones más felices de los años 30 en París. Su autor, Jean-Charles Moreux (1889-1956), fue un artista fecundo: arquitecto, diseñador de muebles, decorador, paisajista y alumno principiante, pero brillante de Mallet-Stevens. Aunque rápidamente escogió el camino del estilo neoclásico, si bien marcado por una estética depurada, pudo satisfacer con talento a una clientela acomodada y aristócrata, ávida de un modernismo a su medida. Además, cultivó en sus obras el arte de la citación de los sabios, quizás heredada de los años de estudio en la Escuela des Chartes y en la Escuela del Louvre. Este gran terreno provenía del curso del río Bièvre, pero sobre todo de los jardines de los obreros de la fábrica de tapicería «Manufactura des Gobelins», donde habían tenido derecho de horticultura. La expropiación inicial llegaba intencionadamente hasta el «castillo de la Reina Blanca», aunque los encargados de habilitar la exposición de 1937, que deseaban disponer de terrenos de guardamuebles del quai Branly, se reservaron una parcela importante para la edificación del Mobiliario Nacional (Auguste Perret). Por aquel entonces, todavía se podía observar, abriéndose a este islote de vegetación, la extensión que Le Corbusier acababa de realizar por encargo del Ejército de Salvación. No obstante, se disponía de un terreno de 3,4 ha bajo el que descansaba el río Bièvre. Moreux trazó alamedas entre la vegetación, aprovechándose siempre que podía de los árboles existentes. En el lugar más resguardado de la circulación, diseñó un conjunto de terrazas articuladas alrededor de un parterre cuadrado, limitado por cuatro glorietas de hormigón, diseño copiado de los jardines históricos de Villandry, que finalmente, lo cerró con un telón de plantas. El centro de la composición está marcado por un obelisco. En la parte opuesta del jardín, Moreux dispuso una planicie para juegos con arbustos en topiaria, que representan el arte de la escultura que tan bien conocía el jardinero. Cerró este espacio con pórticos para crear un anfiteatro, ofreciendo así, un lugar para los juegos más tranquilos de los pequeños. Sin embargo, los puntos arquitectónicos más destacables de la composición son las dos grandes rampas de escaleras que visten la diferencia de nivel que existe con la rue Croulebarbe. Las paredes imitan el estilo de las cuevas de la época barroca, revestidas de un paramento de piedra moleña ligada al hormigón. El escultor Garnier realizó en este lugar un conjunto muy original de mascarones que evocaban las obras de Arcimboldo, que unían todo tipo de frutas para crear caras, perteneciente al arte del mosaico, a la vez rústico y hábil, y además, con un toque de humor. Estas terrazas le dan al jardín un toque majestuoso, pulido por la sencillez de la escultura.

 

Balades du patrimoine : puce2  (Distrito 13) boulevard Kellermann, rue de la Poterne des Peupliers, rue Max Jacob

El parque Kellermann

El parque Kellermann es el perfecto ejemplo de un jardín nacido del artificio: adosado a los antiguos «fortifs», desarrollado sobre la «zone» totalmente remodelada y extendido por el curso del río Bièvre que serpentea bajo tierra. De hecho, en este mismo lugar, en la poterna de los álamos, los dos brazos de este pequeño afluente del Sena, penetraban en la antigua muralla de París a través de dos grandes túneles cerrados por rejas, antes de ser sepultados hacia 1910. Este proyecto se lo debemos a Jacques Gréber, también arquitecto jefe durante la exposición universal. Creó un diseño que casaba la geometría de Forestier para la parte alta, con el naturalismo de Alphand en la parte baja del parque de juegos (muy modificado hacia 1960 y 1980). La composición está bañada de pequeñas construcciones de ladrillos y hormigón. La vocación primera de este parque fue la promoción de una nueva disciplina en la enseñanza francesa de la época, puesto que aunque la gimnasia figuraba en los programas educativos desde mediados del siglo XIX, hubo que esperar hasta 1920 para que el Ministerio de Salud y Previsión promulgase un decreto que confirmaba la obligación de los niños a practicar «educación física y deporte»; deportes individuales, pero sobre todo de equipo, con el propósito de que se educasen en la solidaridad y la vida en grupo, así como en el equilibrio corporal. Bajo el elegante tejadillo de la entrada, que casi se podría denominar escultura, con su tejado aéreo encaramado a unos soportes que se afinan a medida que crecen, Elie Ottawy transcribió este ideal en los dos bajorrelieves inspirados en la Antigüedad grecorromana, que representan respectivamente, los juegos de pelotas para los niños y la danza para las niñas. Estos dos relieves llaman la atención sobre todo, por el aspecto decorativo, que les aporta un toque claro a ambas lados de la entrada, así como la textura que rompe con la regularidad de los ladrillos.

 

Balades du patrimoine : puce3  (Distrito 14) avenue Ernest Reyer, rue de la Légion étrangère, avenue de la Porte de Montrouge

El square du Serment de Koufra

Establecido sobre los «glacis» y las fosas de las fortificaciones, el square du Serment de Koufra parece encontrarse lejos de la ciudad. Su gestación fue muy larga y se cree que estuvo disputada entre diversas posibilidades. A causa de la Segunda Guerra Mundial, no pudo realizarse hasta finales de los años cuarenta. Sin embargo, representa totalmente el estilo de los años «treinta»: el gran parque para los juegos, las escaleras de ladrillos, las construcciones de hormigón, el jardín regular central en el plano cuadrado y el paseo paisajístico periférico. Hasta la Bañista de Martial, que nos lleva a un error, evocando las esculturas de Maillol, con sus formas sólidas y plenas. Pero en este arte de apariencia clásica, toda la sutilidad del escultor reside en el dominio de las sombras y las luces, que le dan elegancia a una obra, sin embargo, sólida. Este cuerpo desnudo parece sorprendentemente ligero, salido de un edén estival y perdido en un bosque de pinos con el aroma de una playa bretona.

 

Balades du patrimoine : puce4  (Distrito 15)  rue Théophraste Renaudot, rue Léon Lhermitte, rue Jean Formigé, rue du Docteur Jacquemaire-Clémenceau

El square Saint Lambert

Una compañía de gas construyó en 1836 una importante fábrica de producción sobre la expropiación de un terreno arrendado por la Ciudad de París. En 1909, la municipalidad decidió retomar este terreno con el proyecto de acondicionar un jardín. Para financiar la operación, le ofreció a la sociedad H.B.M. la periferia para que la parcelase, al mismo tiempo que surgió la necesidad de crear un instituto para chicas. La repartición de la superficie entre cada elemento del programa fue larga y difícil. El instituto, que se llevó casi todas las subvenciones, fue creado por el arquitecto François Le Coeur, que lo colocó en un alto. Las alumnas tuvieron que conformarse con terrazas para los recreos, aunque pudieron disfrutar del jardín para realizar los deportes.

Tras la demolición de la fábrica, Georges Sébille, arquitecto de la ciudad, reemplazó el suelo, negruzco y contaminado por el gas y los productos químicos para depurarlo, por terraplenes limpios y tierra vegetal. Esta estructura conserva las diferencias del nivel con el fin de darle un aspecto de relieves variados y reutiliza las bases y la estructura del zócalo para establecer un amplio estanque rodeado de terrazas en forma de anfiteatro, que forman el centro de la composición. En este conjunto existen tres espacios unidos unos a los otros. Uno está reservado a los niños, con una zona de arena y columpios. Una segunda zona consta de otro parque de arena y de una zona cubierta para protegerse de la lluvia y del sol. La última consta de un teatro al aire libre, con un escenario en cúpula y un suelo en pendiente para escenificar el arte dramático. Los efectos del agua consisten en una serie de chorros centrales acompañados de pilas repartidas por la pared del fondo del estanque.

Como muestra de la constante preocupación de los artistas de animar las paredes colocadas por los arquitectos dentro de una concepción unitaria durante los años 30, un relieve monumental, esculpido en 1935 por Auguste Guénot (1882-1966), escultor prolífico de Toulouse, acoge a los visitantes que acceden por la rue de la Croix Nivert. Está consagrado, en tres escenas, a la Juventud con tres gracias en el centro rodeadas de niños en un fondo ligeramente hundido, que da un efecto de perspectiva «plana». A ambos lados de la escena, jóvenes bailando, representados al estilo grecorromano, juegan al tiro de cuerda. El conjunto está animado por un movimiento discreto, pero finamente explicado por la posición de los cuerpos, en constante desequilibrio. En este jardín también se encuentran otras dos fantásticas obras: el Perro de René Paris (1942), muy querida por los niños, y los Osos de Victor Peter (1938), escondidos entre la vegetación.

 

Parc de la Villette Parc de la Villette
El square René Le Gall El square Saint Lambert

 

La Dirección de Asuntos Culturales de la Ciudad de París se encarga del mantenimiento de unas seiscientas estatuas y monumentos conmemorativos que forman parte del patrimonio municipal.

La mayoría de estas obras datan de la Tercera República y son fruto de una política activa de encargos destinada, según los deseos de los cargos electos parisinos, a decorar plazas y calles. Entre éstas encontramos algunas de las obras maestras de la escultura francesa: La fuente de las cuatro partes del mundo de Carpeaux o El triunfo de la república de Dalou.

La política llevada a cabo durante el siglo XX ha sido más confusa en este aspecto pero, desde hace unos veinte años, la Ciudad de París ha reanudado la tradición de los contratos públicos. En 2004, creó un Comité del arte en la ciudad. Se trata de un comité consultivo que reúne a cargos electos y a expertos encargados todos ellos de opinar sobre la política llevada a cabo en este sentido. Con este, la Ciudad de París ha realizado 35 contratos públicos de obras de arte duraderas o temporales entre 2004 y 2008. Desde la Torre de ejercicio de Wang Du (distrito 17, París), o la Danza de la fuente emergente de Chen Zhen (Distrito 1, París) hasta el Bosque de candelabros del colectivo berlinés Inges Idee (distrito 19, París). Podrá encontrar todas estas y muchas caminando por París. 

 

 

Puede ver todas las estaciones Vélib’ en www.velib.paris.fr


Enviar esta página - nueva ventana » Enviar esta página  Imprimir » Imprimir  Añadir a la cesta - nueva ventana » Añadir a la cesta 
« LA CIUDAD DE PARÍS DE FREDERIC CHOPIN
» Carpeta de inicio
EL ESTILO DE LOS AÑOS 30 EN LOS JARDINES - Los jardines de Roger Lardat »

Sommaire

 Indice

Paseos

mise à jour le : 12 août 2013
 Paris map
Geographic search Geographic search

 Web ring
Oficina de Turismo de París

Estudiantes

Paris nightlife
| Prensa | Mentiones legales | Contacto |
Pàgina alta