es.paris.fr
Retour à l’accueil : Versión en español > El París de Édith Piaf

Actualidades

Partager sur Facebook | Partager sur Twiter | Partager | Imprimer

Edith Piaf
Ampliar la imagen

El París de Édith Piaf

La silueta vestida de negro de Édith Piaf hizo a París contener el aliento. A día de hoy, sus canciones y su voz siguen poniendo los pelos de punta. Paseo tras las huellas de la «Môme».


La leyenda de Édith Giovanna Gassion dio comienzo el mismo día de su nacimiento. En el número 72, de la rue de Belleville (distrito 20) una placa recuerda que: «En los peldaños de esta casa nació el 19 de diciembre de 1915 en la más absoluta pobreza Édith Piaf, cuya voz cambiaría después el mundo.» Piaf nació en el hospital Tenon, en la rue de la Chine (distrito 20). A unos metros de ahí, en la plaza que lleva su nombre, se alza desde 2003 una estatua de la cantante. Antes de convertirse en pájaro, Piaf fue un gorrión, una niña de Belleville que tarareaba junto con su padre cuando terminaba el número de la contorsionista.


La voz de Piaf conmociona a París

A la edad de 15 años, Édith salta a las calles de París, en Montmartre. Entre Pigalle y Blanche, conoce a P’tit Louis, su primer gran amor, fruto del cual nace Marcelle en 1933, que falleció dos años después por culpa de una meningitis. Un día de octubre de 1935, el destino le aguardaba en la esquina de la rue Troyon y de la rue Mac-Mahon (distrito 17) para dar un giro en su vida. Louis Leplée, dueño del cabaret Gerny’s de la rue Pierre-Charron (distrito 8), la descubre y, gracias a él, sale de la calle para subir a los escenarios. La bautiza con el nombre de «la môme Piaf» (en argot, "piaf" significa pajarito).

 

Olympia 

En Gerny’s, su voz llega de la mano del triunfo inmediato. A los 22 años, en 1937, en el escenario del music-hall, l’ABC (distrito 2), la Môme se convierte definitivamente en Édith Piaf. Pasa del cine al teatro, donde se convierte en el ojito derecho de Jean Cocteau en Le Bel Indifférent. Después llegaron las salas míticas como Pleyel  , Olympia  o Bobino. 

 

La eterna enamorada


Se traslada de la puerta de Bagnolet al confort burgués de la puerta de Auteuil. Ante todo, Piaf es nómada y prácticamente ni siquiera llega a amueblar sus pisos. Édith, febril y apasionada cuando canta, tiene un don para cazar talentos. Así, personajes como Yves Montand, les Compagnons de la chanson, Charles Aznavour, Eddie Constantine… le deben haber creído en ellos, haber amado a algunos y, sobre todo, haber sido el resorte que impulsó sus carreras.

 


La vie en rose, el éxito, Cerdan, el gran amor...

A finales de 1945, instalada con Montand en la avenue Marceau (distrito 16), Piaf escribe sola una de sus canciones más conocidas de todos los tiempos, La Vie en rose. Tras separarse de él en 1947, se marchó a Nueva York para cantar París, la hija de la alegría «en la esquina de la rue Labat» o la «que seca los vasos en el fondo del café».
Ahí, Piaf se enamora del boxeador Marcel Cerdan, que ya estaba casado. Las paredes del palacete de la cantante en el número 7 de la rue Leconte-de-Lisle (distrito 16) son testigos de la pasión de los dos amantes. Pero el Himno al amor escrito para Cerdan en septiembre de 1949 enmudece un mes después, el 28 de octubre, cuando su avión se estrella en las Azores.
En 1955, canta en Olympia y entabla una amistad eterna con Bruno Coquatrix. Sus recitales salvaron en varias ocasiones a esta sala mítica.

 

Último consagración, el Père Lachaise


El 11 de octubre de 1963, Édith muere en el sur de Francia. Théo Sarapo, su último marido, lleva en secreto su cuerpo al domicilio de la pareja, en el número 67 del boulevard Lannes (distrito 16). Como si volviera a sus orígenes, su cuerpo descansa en el cementerio de Père-Lachaise  (distrito 20), al lado del Ménilmontant y de las calles de Belleville. 

67 bd Lannes

67, Boulevard Lannes - François Grunberg

 


El museo Édith-Piaf, la intimidad


Se encuentra en un pequeño piso del distrito 11,( en el número 5 de la rue Crespin du Gast, 75011) en el que Piaf vivió durante un año en 1933. Se ha convertido en un museo privado dedicado a la cantante en el que el visitante puede adentrarse en su lado más íntimo. En sus dos habitaciones se exponen recuerdos suyos como uno de sus famosos vestiditos negros, peluches regalados por su último marido, un par de guantes de boxeo de Marcel Cerdan, el extracto de su correspondencia, fotografías de la cantante, sus zapatos del 34 para salir al escenario... Bernard Marchois, que conoció a la artista cuando era joven, es el propietario del museo y el encargado de desvelarle estos pedacitos de intimidad de Piaf.
Visitas gratuitas. Necesaria cita previa llamando al +33(0)1 43 55 52 72.

El mapa del paseo Piaf


Afficher Balade Edith Piaf sur une carte plus grande

 



Enviar esta página - nueva ventana » Enviar esta página  Imprimir » Imprimir  Añadir a la cesta - nueva ventana » Añadir a la cesta 

Actualidades

 Paris map
Geographic search Geographic search

 Web ring
Oficina de Turismo de París

Estudiantes

Paris nightlife
| Prensa | Mentiones legales | Contacto |
Pàgina alta